Actitud, esa es la clave

Se lleva las manos a la cabeza, comienza a llorar.

04:11 de la mañana, despierta aturdido por un sueño, es más que eso, acaba de revivir lo sucedido aquel fatídico 7 de octubre hace 12 meses, ese momento en el cual su vida se puso en juego, ese segundo que lo cambió todo, que le provocó un duro y profundo sueño, no iba a ser el último. Despertaría.

Fue un año duro, con algún que otro leve reconocimiento… UN AÑO TRUNCADO.

  • Tras horas de impotencia comienza a divagar y entre otras cosas recuerda como comenzó su andadura en aquel mundo nuevo siguiendo los pasos de sus hermanos, aquel momento en el cual decidió ser agricultor con tres cosechas a la vez. Recuerda…

Comenzó en noviembre de 2014, aró los campos, puso semillas, regaba día a día teniendo cuidado con las inclemencias meteorológicas, sobrellevaba cada problema y llegó el frío en Enero de 2015, muchos papeles tuvo que entregar y muchos exámenes hubo que superar con la nieve pero lo logró y volvió el buen tiempo, volvió a trabajar día tras día y aparecieron las primeras hojas, tras ellas floreció el campo, trabajaba en todas sus cosechas y llegaron los primeros premios por la zona de Jumilla y Torrevieja en Abril y Mayo en su corta  vida como agricultor, comenzó a hacerse un nombre y en ese momento llegó el calor, se le pusieron pruebas que logró sacar de nuevo adelante y todo pareció calmarse en aquel largo Junio que continuo por Julio. Llegó el momento, aparecieron los primeros frutos y le otorgaron un gran trofeo en Cehegín por ser el mejor especialista en una doble cosecha de toda la Región, todo era perfecto, la gente quedaba alucinada con su mejoría tan rápida, era una época de sonreír puesto que los frutos estaban ya listos, quedaban dos semanas para recogerlo todo, para llevar sus tres cosechas a la zona de Almería, el plan pensado a lo largo de un año.

10

Llegó aquella fatídica noche, cumpleaños de un familiar, no pudo asistir, el trabajo duro llegaba a su fin y había que cuidarlo y al volver a casa. En pleno Octubre de 2015 y a pocos kilómetros del campo un vendaval lo destrozó todo, los frutos cayeron y el huracán no dejó nada a salvo pero no era lo peor, su bicicleta con la que volvía a casa recibió un agresivo soplo de aire, volcó y dio varias vueltas en el aire, sus ojos se cerraron, comenzó su letargo, cayó en un profundo sueño.

Se había acabado, había llegado el principio del fin en ese Octubre de 2015.

2

Las lágrimas vuelven a invadir su rostro al pensar en todo este año…. SE ACABÓ! Se dice mientras se incorpora y seca las lágrimas

  • TOCA LUCHAR
    “Quiero volver a cosechar mis triunfos” se dice a si mismo

Los expertos no lo aconsejan, dicen que la tierra es mala, que no se debe volver a cultivar, que esa tierra no sirve, que no va a volver a obtener frutos, Él no se rinde e intenta coger su bicicleta para ir a sus tierras pero es incapaz de pedalear, lo ha olvidado!!… Por un momento piensa que todos los especialistas tienen razón pero no.

“Nunca digas a nadie que no puede hacer algo, corres el peligro de hacerlo mas fuerte”

La vida ha cambiado y hubo que aprender todo de nuevo, aprender lo que antes dominaba, pidió consejo a otros agricultores cercanos, se apoyo en sus allegados, sus dos hermanos, sus referentes, su circulo le apoyaba en todo momento para ser mejor agricultor de lo que llegó a ser, pero lo mas importante, la madre tierra, esa madre que decidió que si él quería iba a poder, que ella iba ayudar siempre para que esas tierras diesen los mejores frutos habidos y por haber, ella  le daba toda la fuerza que necesitaba para volver a trabajar sus campos aún sabiendo que sufriría en cada surco, cada golpe, cada paso nuevo que él intentase… después conoció a una especialista que se unió al grupo y se convirtió en su fiel compañera, todos formaron un gran equipo. Sonríe al recordarlos y dedica su última mirada a las dos miniaturas que le acompañan siempre en su mesilla, su pequeño militar y su madre Osa.

yeste-2016-353 img_1556  img_242618 

 

 

12Mucho trabajo, aprendizaje y lucha, hubo momentos de estrés y de no ver la luz cerca, de pensar en lo duro que estaba siendo volver a ver frutos en sus tierras pero tocaba ser claro y darse cuenta de que lo importante no eran esos frutos si no de disfrutar de cada paso, de cada logro.

(Una de las rutinas de este año)

 

 

 

144 meses más tarde las zonas que quedaron inutilizadas comenzaban a limpiarse, hubo que operar y dejar la zona habilitada, se desinfectó lo que molestaba en ese campo, 9 meses después vuelve a sus tierras en su bici, ya sabe como dominarlo de nuevo, ahora toca esperar, sabe lo duro que va a ser. Va progresando, las raíces ya forman pequeños tallos

(Entrenando en casa y bien sujeto por la falta de equilibrio, como un crío con ruedines)

I WILL COMEBACK
Septiembre 2016, a comenzar de nuevo, sigue con sus días de apoyo de especialistas pero ahora toca plantar, regar, cuidar, luchar frente a todo y disfrutar de cada raíz, de las primeras hojas, de cada flor y sonreír con la llegada de los primeros frutos. Tiene ganas de esas pruebas de Enero donde todo agricultor las pasa canutas aunque este año serán menos pero más costosas, ahora no domina ese campo pero todo llegará,  es el momento de superar con nota esos exámenes que te pone la vida.

15 (Primer día, junto a Nacho)

Todo está recuperando su forma y a pesar de que existen pérdidas que no volverán e incapacidades que hay que limar, está listo para luchar.

Alza la vista, mira la luna, su luz. Hoy sabe que 13 meses más tarde, en Octubre de 2017 volverá a ver los frutos. Mismo sitio, la costa Almeriense a la cual no pudo asistir le está esperando. Cabo de Gata ahí estará.

13335349_10209088138388282_1352657318_n

(Jorge en la meta de Cabo de Gata, con el cartel de apoyo de todo el mundo)

Con tiempo todo llega, no hace más el que puede si no el que quiere.

Comenzar una Conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *