Etiqueta: Pablo

EL VALOR DE LAS COSAS NO ESTÁ EN EL TIEMPO QUE DURAN, SINO EN LA INTENSIDAD CON QUE SUCEDEN

Despierto, me abrigo, cojo la riñonera, salgo de la tienda, miro a mi alrededor y sonrío con la cantidad de tiendas que hay, me cuelgo la pañoleta al cuello, saludo a mi kraal de educadores y entro en las tiendas de mis niños para despertarlos con un beso.


Para ir necesitaba que mi neuropsicóloga me diese una semana sin rehabilitación presencial para poder enganchar los 10 días de la celebración de este. Acordamos que si ideábamos un plan de trabajo, unas pautas y una serie de ejercicios a realizar, yo podría ir con mi Grupo Scout a la celebración del  primer JamScout en España donde nos íbamos a juntar un total de 4891 scouts en Covaleda, Soria.

Teníamos varias cosas que trabajar como eran mi problema de la asertividad, frustración, memoria para recordar cosas que no tenían sucesión lógica. Estuvimos algunas semanas ideando trucos, pautas y estrategias a seguir para poder superar cada uno de estos déficits y/o explicarlos de forma sincera y abierta para no quedarme vendido.

 

Muchos amigos o conocidos no entendían el por qué  de dejar de lado los entrenamientos para irme en mitad del monte con 23 críos a nuestro cargo y miles de personas “desconocidas”, durmiendo en un saco y en medio del campo. No se puede explicar, (actividades, juegos, rutinas, servicios, marchas, risas, conversaciones, piques) para entender lo que es ser scout hay que vivirlo.


Con todo listo, pautas, trucos, libreta y boli en la riñonera, mochila a la espalda, pañoleta al cuello y rumbo a Soria para disfrutar de otro campamento de verano.

 

 


Sabía que iba con un kraal muy bueno donde se trabaja muy bien y con un grupo de críos con los que es imposible no sonreir y no pasarlo en grande y así fue, el Grupo Scout Loyola nunca defrauda y la verdad es que vivimos momentos maravillosos. Sabíamos que todo iría bien entre nosotros y esperábamos que fuese igual o parecido con los Grupos que nos había tocado compartir las actividades.

 

Los primeros días lo pasé algo mal, eran muchos nombres y no quería fallar pasé de los críos y me centré solo en los responsables y los grupos, tuve que ir escribiéndolos en la libreta con el algunos trucos como había trabajado con mi Neuro (Gafas, coordinador, risas, grupo uniformado, canarias, mamá, Delfín, colores de la pañoleta, pressing kiss,nombre de mi hermana..) para ir recordándolos y echarle varios vistazos en los tiempos libres. La idea era disfrutar y trabajar en todo lo acordado con mi Neuro.

También tuve problemas con mi flexibilidad a la hora de tomar decisiones con otras personas, con los horarios, actividades, normas etc que me crearon algo de frustración puesto que no todo el mundo las llevaba a cabo y me creó una situación estresante con una compañera pero tras una charla con mi grupo de educadores (kraal) se habló y me ayudaron.

 

Pero nunca pensé que esto terminaría así, que tras nueve días disfrutando con las actividades, juegos, la ruta por Covaleda, los baños en el río, las comidas y canciones antes de llegar al comedor, los juegos con los niños, las risas y piques con los responsables, el pressing kiss, los tiempos libres, el cola-cao a media noche, las conversaciones profundas, los cabreos con los críos con escapatorias nocturnas incluidas…

Jamás pensé que encontraría nuevos amigos de distintos lugares de España con las que hablar desde el corazón, que jamás querría volver a casa gracias a la unión de todo Siroco coordinado por el gran Juampe del Grupo Scout San José. Que una parte de mi está ahora en Plasencia, Alicante, Huelva, Canarias, Jerez y Mallorca.

 

Me llevo las conversaciones con Silvia, Andrea e Isaac, las bromas y risas con Guille, Pingüi, David y Albert, los piques con Javi y Ana, los momentos con cada uno de los responsables de Siroco y con especial cariño me quedo con el último regalo y la última lágrima antes de subir al autobús, con cada abrazo al despedirme.

 

Como me dijo una amiga: “El valor de las cosas no está en el tiempo que duran, sino en la intensidad con que suceden.”

Linterna en mano subo al monte y contemplo las estrellas con Murcia iluminada a lo lejos, recuerdo conversaciones hasta las cuatro de la mañana o durante la marcha, piques, juegos, momentos, risas… 

Todo ha pasado como un pestañeo, echo de menos hasta los gritos, las colas de 45 minutos para entrar al comedor, las duchas de agua congelada, las peleas con los críos, los gritos… Ahora a seguir con la rehabilitación y trabajar para recuperar esos déficits o al menos saber cómo afrontarlos. Por supuesto volver a entrenar y prepararme el Medio Ironman de Cabo de Gata.

Contemplo cada una de las pañoletas que he intercambiado y me emociono, las guardaré con especial cariño al igual que sus camisetas. 

BENDITO JAMSCOUT. Soy feliz, bajo a casa y a dormir.

El debut soñado 2º GGEE 20-24 Half Orihuela

Ni yo podía imaginar que un año después de volver a aprender a montar en bicicleta y 11 meses más tarde de que los médicos me dejasen empezar a trotar de nuevo iba a poder terminar un Medio Ironman por primera vez y que encima iba a terminar 2º en mi grupo de edad 20-24.

El domingo disputé el Triatlón Orihuela Miguel Hernández, puntuable para la copa de España de Triatlón Media Distancia y campeonato autonómico de Triatlón Media Distancia de la Región de Murcia

La emoción de volver a competir invadía mi cuerpo y se entremezclaba con los nervios de afrontar mi primer triatlón de media distancia (1900m de natación, 90km de ciclismo y 21km de carrera a pie)

Tras varios meses de preparación siguiendo el planning de Jorgepreparador, adecuando la alimentación con los productos de 226ers, y gracias a la ayuda económica de N7 para federarme y dejar la bicicleta a punto, llegaba el día de darlo todo. Preparé el material de la prueba dos días antes y terminaba el día visitando a los amigos de Boyer Triatlón, Rebeca me regalaba una visera que necesitaba para el sector a pie.

El sábado volví a revisarlo todo, a las 17h salía junto a Bebu dirección a la playa,  una vez allí los nervios estaban a flor de piel y la sonrisa no se borraba de mi cara, recogimos dorsales, preparamos T2 y bicicleta, charla pre competición y a casa de Bebu, allí mi padre y Pilar nos animaron, tocaba cena, volver a revisar el material y dormir. Mil preguntas invadían mi cabeza ¿Reservo en la bici? ¿Busco los 200-210W? ¿Controlo los primeros 15km a pie?…me duermo.

Llegó el gran día.

5:00 Suena el despertador. Desayuno ligero, mono del Club Triatlón Murcia Unidata puesto y a preparar la alimentación gracias a los productos de 226ers, isotónico pre competición, bidón de energético, otro bidón con 6 geles y agua y barrita EVO para el sector de ciclismo y 3 geles para el sector a pie.

Ponemos rumbo a la playa, preparamos T1 y nos ponemos el neopreno, mi padre se encarga del apoyo logístico. Es hora de probar el agua y el frío invade mi cuerpo, se retrasa todo más de 40 minutos y paso uno de los peores momentos que recuerdo, el frío se apodera de mí, no siento los pies y no puedo mover los hombros, comienza a salir el sol, nos llaman, caliento 2 minutos antes de la salida y suena el bocinazo.

La natación comienza siendo dura hasta que responden los brazos y entro en calor (un pis ayuda jajaja). Acabo los 1900m a 1:36min/100, la mejor natación de mi vida, la corriente a favor ayuda bastante.

La transición es lenta, aún no coordino del todo bien y tengo que sentarme en el suelo para quitarme el neopreno y ponerme calcetines y zapatillas.

Cojo la bici, toca pedalear y 90km por delante de continuos sube y baja con 1200m de desnivel, paro a los 10 minutos para hacer un pis y voy regulando bien los wattios hasta que me enfado con 3 chicos que solo chupan rueda (en esta modalidad no está permitido ir a rueda) por lo que en en el km 70 más o menos decido apretarme más de la cuenta y soltarlos, la alimentación la llevo bastante bien y al final NP de 218W.

Entro en la T2 la cuál pasa rápido, meto los 3 geles en el mono y ¡Sorpresa!  junto a mi madre han venido Marta y su padre a verme, no los esperaba, me dan la chispa que me falta para afrontar los 20km a pata.

Comienzo este sector más rápido de lo que debería, aprovecho para parar a hacer un pis rápido en el km 2. Me veo bien pero mi hermano Nacho ronda mi cabeza, no explotes, ve tranquilo. En el km 4 decido aflojar y correr a 4:45 y a los 300 metros me encuentro a Nacho con mis sobrinos, más fuerza para el cuerpo. Voy regulando bien y en el km 17 decido incrementar un poco el ritmo a 4:30, no he petado y quiero darlo todo hasta que cruce la meta. Acabo a 4:36min/km los 20km y con un total de 5h05m, reboso felicidad, ha sido genial.

Llega el post carrera, como algo junto a la familia, hablamos, me preguntan y nos emocionamos, entre tanto me entero de que Bebu ha sido tercer Murciano y tiene premio autonómico, que grande es. Además en Benidorm mi hermano ha sido segundo en el olímpico, grandes noticias.

Entre tanta emoción veo a Jesús Sánchez, un triatleta TOP y mi patrocinador de 226ers,  hablamos de mi carrera, de mi recuperación y la suya, es un placer tenerlo tan cerca. y Cerveza con la familia y brindo “Familia unida jamás será vencida” Tras esto voy a ver las clasificaciones…

¡BOOM! 

  por un momento no reacciono y con las piernas KO corro hacia el restaurante para comentarlo con mi familia, en mi primer medio ironman he quedado 2º en mi grupo de edad 20-24 en esta copa de España y aúnno lo creo. Mi familia enloquece, ha sido el mejor de los debuts.

 

Con mi polo del Club Triatlón Murcia Unidata y la gorra de 226ers voy a la entrega de premios ahí veo a varios amigos de varios clubs que me felicitan. Recibo mi medalla, despido a mi gente y vuelvo a casa. Tras una ducha no consigo centrarme en el estudio por lo que decido inflarme a cenar y duermo.

Ha sido una experiencia única e inolvidable, espero seguir dando mucha guerra.

Gracias en primer lugar a toda mi familia y amigos, en especial a Bebu por toda la ayuda y cada uno de los consejos otorgados y en segundo lugar a Jorge por formarme y buscar lo mejor de mí, a N7 por todo el apoyo para que tanto yo como el material podamos estar siempre a punto y a 226ers por las facilidades, por sus productos y por el trato.

SONRÍO, Cierro los ojos y duermo.

365 días sobre ruedas

Tal día como hoy hace un año, hace 12 meses, volvía a pedalear sin ayuda en una bicicleta y facebook quería recordármelo a 2 días de mi vuelta a los ruedos.

Hace tan solo 365 días, volvía a montar en bici por el patio de mi casa tras unos días probando el rodillo en el salón, tocaba trabajar la inhibición, la atención, el equilibrio y la coordinación. Hablé con mi hermano y entrenador Jorge Preparador y me mandó una serie de ejercicios bajo la supervisión de mi madre.

Aquí la chuletilla

Recuerdo ese día como algo maravilloso y como un día de trabajo duro. No era fácil pedalear y girar a la misma vez, solo podía incorporarme cuando iba muy despacio porque temía caerme y ¿para qué hablar de beber agua?, tragos muy cortos y casi en parado…  Respecto a la natación no podía meter la cabeza bajo el agua  debido a la presión y aún no era capaz de correr debido a la operación de la rodilla.

SIEMPRE CON EL CASCO  PUESTO

¿Quién lo iba a decir? Un año más tarde, 12 meses después de aquellas primeras pedaladas estoy a la vuelta de volver a disfrutar de la competición dándolo todo (Hice el sprint de San Javier junto a mis hermanos, juntos y más tranquilos) ahora toca competir por fin en un triatlón y que mejor que hacerlo por la puerta grande, debutamos en la distancia Half Ironman (1.9km natación, 90km ciclismo, 21km carrera a pie) y damos comienzo a la temporada 2017.

Llevo mucho tiempo esperando este momento, volver a disfrutar del sufrimiento, volver a hacer lo que más me gusta y en plena competición. El domingo 23 vuelvo a los ruedos con mi mono de triatlón del Club Triatlón Murcia Unidata, junto a 2 compañeros del club, entre ellos mi compañero, amigo y referente Francisco Javier Quirantes (Bebu) y con todo el apoyo de mi familia y amigos

Quiero dar las gracias a todas las personas que me quieren y animan y también al equipo de 226ers por que desde aquel momento ya decidieron apostar por mi.

¡EL CACHORRO VA CON GANAS!