Etiqueta: Familia

Actitud, esa es la clave

Se lleva las manos a la cabeza, comienza a llorar.

04:11 de la mañana, despierta aturdido por un sueño, es más que eso, acaba de revivir lo sucedido aquel fatídico 7 de octubre hace 12 meses, ese momento en el cual su vida se puso en juego, ese segundo que lo cambió todo, que le provocó un duro y profundo sueño, no iba a ser el último. Despertaría.

Fue un año duro, con algún que otro leve reconocimiento… UN AÑO TRUNCADO.

  • Tras horas de impotencia comienza a divagar y entre otras cosas recuerda como comenzó su andadura en aquel mundo nuevo siguiendo los pasos de sus hermanos, aquel momento en el cual decidió ser agricultor con tres cosechas a la vez. Recuerda…

Comenzó en noviembre de 2014, aró los campos, puso semillas, regaba día a día teniendo cuidado con las inclemencias meteorológicas, sobrellevaba cada problema y llegó el frío en Enero de 2015, muchos papeles tuvo que entregar y muchos exámenes hubo que superar con la nieve pero lo logró y volvió el buen tiempo, volvió a trabajar día tras día y aparecieron las primeras hojas, tras ellas floreció el campo, trabajaba en todas sus cosechas y llegaron los primeros premios por la zona de Jumilla y Torrevieja en Abril y Mayo en su corta  vida como agricultor, comenzó a hacerse un nombre y en ese momento llegó el calor, se le pusieron pruebas que logró sacar de nuevo adelante y todo pareció calmarse en aquel largo Junio que continuo por Julio. Llegó el momento, aparecieron los primeros frutos y le otorgaron un gran trofeo en Cehegín por ser el mejor especialista en una doble cosecha de toda la Región, todo era perfecto, la gente quedaba alucinada con su mejoría tan rápida, era una época de sonreír puesto que los frutos estaban ya listos, quedaban dos semanas para recogerlo todo, para llevar sus tres cosechas a la zona de Almería, el plan pensado a lo largo de un año.

10

Llegó aquella fatídica noche, cumpleaños de un familiar, no pudo asistir, el trabajo duro llegaba a su fin y había que cuidarlo y al volver a casa. En pleno Octubre de 2015 y a pocos kilómetros del campo un vendaval lo destrozó todo, los frutos cayeron y el huracán no dejó nada a salvo pero no era lo peor, su bicicleta con la que volvía a casa recibió un agresivo soplo de aire, volcó y dio varias vueltas en el aire, sus ojos se cerraron, comenzó su letargo, cayó en un profundo sueño.

Se había acabado, había llegado el principio del fin en ese Octubre de 2015.

2

Las lágrimas vuelven a invadir su rostro al pensar en todo este año…. SE ACABÓ! Se dice mientras se incorpora y seca las lágrimas

  • TOCA LUCHAR
    “Quiero volver a cosechar mis triunfos” se dice a si mismo

Los expertos no lo aconsejan, dicen que la tierra es mala, que no se debe volver a cultivar, que esa tierra no sirve, que no va a volver a obtener frutos, Él no se rinde e intenta coger su bicicleta para ir a sus tierras pero es incapaz de pedalear, lo ha olvidado!!… Por un momento piensa que todos los especialistas tienen razón pero no.

“Nunca digas a nadie que no puede hacer algo, corres el peligro de hacerlo mas fuerte”

La vida ha cambiado y hubo que aprender todo de nuevo, aprender lo que antes dominaba, pidió consejo a otros agricultores cercanos, se apoyo en sus allegados, sus dos hermanos, sus referentes, su circulo le apoyaba en todo momento para ser mejor agricultor de lo que llegó a ser, pero lo mas importante, la madre tierra, esa madre que decidió que si él quería iba a poder, que ella iba ayudar siempre para que esas tierras diesen los mejores frutos habidos y por haber, ella  le daba toda la fuerza que necesitaba para volver a trabajar sus campos aún sabiendo que sufriría en cada surco, cada golpe, cada paso nuevo que él intentase… después conoció a una especialista que se unió al grupo y se convirtió en su fiel compañera, todos formaron un gran equipo. Sonríe al recordarlos y dedica su última mirada a las dos miniaturas que le acompañan siempre en su mesilla, su pequeño militar y su madre Osa.

yeste-2016-353 img_1556  img_242618 

 

 

12Mucho trabajo, aprendizaje y lucha, hubo momentos de estrés y de no ver la luz cerca, de pensar en lo duro que estaba siendo volver a ver frutos en sus tierras pero tocaba ser claro y darse cuenta de que lo importante no eran esos frutos si no de disfrutar de cada paso, de cada logro.

(Una de las rutinas de este año)

 

 

 

144 meses más tarde las zonas que quedaron inutilizadas comenzaban a limpiarse, hubo que operar y dejar la zona habilitada, se desinfectó lo que molestaba en ese campo, 9 meses después vuelve a sus tierras en su bici, ya sabe como dominarlo de nuevo, ahora toca esperar, sabe lo duro que va a ser. Va progresando, las raíces ya forman pequeños tallos

(Entrenando en casa y bien sujeto por la falta de equilibrio, como un crío con ruedines)

I WILL COMEBACK
Septiembre 2016, a comenzar de nuevo, sigue con sus días de apoyo de especialistas pero ahora toca plantar, regar, cuidar, luchar frente a todo y disfrutar de cada raíz, de las primeras hojas, de cada flor y sonreír con la llegada de los primeros frutos. Tiene ganas de esas pruebas de Enero donde todo agricultor las pasa canutas aunque este año serán menos pero más costosas, ahora no domina ese campo pero todo llegará,  es el momento de superar con nota esos exámenes que te pone la vida.

15 (Primer día, junto a Nacho)

Todo está recuperando su forma y a pesar de que existen pérdidas que no volverán e incapacidades que hay que limar, está listo para luchar.

Alza la vista, mira la luna, su luz. Hoy sabe que 13 meses más tarde, en Octubre de 2017 volverá a ver los frutos. Mismo sitio, la costa Almeriense a la cual no pudo asistir le está esperando. Cabo de Gata ahí estará.

13335349_10209088138388282_1352657318_n

(Jorge en la meta de Cabo de Gata, con el cartel de apoyo de todo el mundo)

Con tiempo todo llega, no hace más el que puede si no el que quiere.

3, 2, 1, Boom!

En esta nueva etapa voy aprendiendo mucho y voy metiendo información en la mochila, la subida se hace muy dura y cada vez el equipaje pesa mas, el camino parece más largo, me paro y espero, me duermo. Despierto de nuevo para retomar el camino , me duele bastante el cuello y la mochila está igual, observo mi equipaje y comienzo a ser consciente de todo lo que va junto a mi, de mis faltas de atención, de mis problemas… Paro, bebo agua a tragos cortos para no ahogarme y alzo la vista  y pienso en todo lo que aún queda…

El camino empieza a hacerse largo….


Te hago una pregunta, ¿has vivido una época de exámenes? ¿Y si al terminarla, comienza otra? ¿Y otra más? ¿Acabarías agotado o reventarías? Es mi rutina, un día, otro y así día tras día, semanas que se hacen eternas y acaban siendo 9 meses. La rehabilitación se hace muy dura de llevar.

“7:35 suena el despertador 14-14:30 llego a casa y ¿ahora?”

Pues después de hacer las tareas empieza mi día, pero estos últimos dos meses se me han hecho muy largos, llegan las 20h de la tarde y no puedo más. Los miércoles me sirven de descanso pero aunque no haya horas con especialistas, he de trabajar. Llevo dos meses desconectando de todo, no me he encontrando en mi mejor momento. me he tomado tiempo para mí y he desatendido algunas cosas.

Pero, ¿qué es lo que hago cada día con tantos médicos? Pues estoy centrando mi rehabilitación en diversos campos donde tengo un mayor déficit:

  • Lo más importante es el razonamiento, que debo trabajarlo cada día dentro y fuera, con ejercicios, tareas, juegos y aplicaciones, a su vez la organización, la gestión del tiempo y planificación por qué tengo algunas limitaciones para organizar o planificar cuando el tiempo es reducido, me saturo y toda esta parte es la más importante para retomar mi carrera universitaria y mi vida anterior.
  • En los momentos de cansancio me cuesta la articulación de ciertos fonemas, se me nota que hablo peor y tengo problemas de dismetría visomotriz por falta de atención, no coger bien algo o que se me caigan cosas en los momentos de somnolencia. Esos momentos de falta de atención debido al cansancio hacen que no esté atento de todo y me produce ligeros carraspeos ocasionales al beber líquidos o comer, por que no soy capaz de centrarme en la garganta y realizar los pasos adecuados.

Estoy contento de todos los pasos que voy dando y de lo que aún me queda, sé que he llegado a un punto al que pocos imaginaban que iba a llegar y menos en este periodo y aunque mucha gente se sorprenda y diga: “pero si estás perfecto.” Pues no, no lo estoy pero sí que estoy contento de cómo mejoro, de cómo logro grandes objetivos pero llega un día en el que revientas. Desde noviembre que salí del hospital he ido incrementando las tareas, la velocidad de la rehabilitación porque así se ha visto conveniente, pero cada vez pido más trabajo porque puedo y me agoto más. Nueve duros meses que al final han acabado por reventar justo al ver una pequeña luz que me daría más fuerzas para seguir.



BOOM EXPLOTÉ!!  Ha llegado el día. La carga no cabía en la mochila.

Anoche subí a mi sitio preferido, saqué todo, me desahogué y perdí por el monte, una buena conversación hace que lo suelte todo, entre lágrimas y enfados consigo sacarlo, necesito respirar, asentar las ideas y quedarme con lo bueno, tras un rato vuelvo y engancho mi mochila, decido vaciarla, coger solo lo imprescindible, vamos a dejar de lado todos los problemas, las ideas que no voy a poder llevar a cabo pero que si tienen que pasar, pasarán más adelante ¿podré con otros nueve meses así? voy a intentarlo. Emprendo el viaje de nuevo, mochila al cuello, respiro y visualizo la nueva senda.

Quiero agradecer a mi familia, pareja y amigos que estén ahí, que soporten lo cabezón que soy, los momentos duros que paso y acepten cuales son ahora mis problemas, es especial, gracias a vosotros.

Mamá, Papá, Nacho, Koke, Macarena, Paz, Piti, Marta, Jaime, César, Laura, Isabel, May… gracias por vuestro apoyo

 

Vive, sonríe, disfruta

Estudiante de la Universidad de Murcia, triatleta, monitor de un grupo Scout, voluntario en diversas asociaciones…Todo en pausa, pero lo más importante sigue a mi lado. Soy feliz.

Parece mentira que en muchas ocasiones tenga que suceder algo grave para que aprendamos a valorar todas esas cosas que tenemos en nuestra vida. Un revés, una guantada a mano abierta o un resbalón en el camino… Llegó el fatídico día, un coche me atropelló provocándome una gran pérdida de conocimiento y una estancia en coma.IMG_0474

Este suceso me ha dado la lección más importante de mi vida a mis 23 años. Ese momento en el cual volé hasta caer al suelo y abrirme el cráneo por múltiples sitios y romperme las costillas hasta perforarme el pulmón y otra cantidad de lesiones.

Fue este instante el que cambió mi vida, despertar del coma, no poder andar, perder el equilibrio, no razonar, ver doble y borroso y perder audición… Es en ese momento cuando valoras todo aquello que rodeaba tu vida, a la familia, amigos, tu casa, hobbits, el cantinero de la facultad que te sonríe cada día, o incluso esa mujer que te cede un sitio en el autobús al estar agotado. Me considero una persona con empatía pero es ahora cuando soy realmente consciente cuando no articulas bien las palabras, cuando cuesta beber agua o cuando no puedes pasear por la calle, porque esas cosas insignificantes como subir unas escaleras podrían ser un mundo nuevo a descubrir.

IMG_0656

Aquí entra el Amor de mi familia, pendientes las 24 horas del día, durmiendo a mi lado en un sillón por si necesitaba ir al baño o un vaso de agua a medianoche, ese AMOR con mayúsculas, porque daban cualquier cosa por verme bien, por eso, sólo puedo estar agradecido y dedicarles mi mayor sonrisa. La unión de mi entorno hacía que en mis bajones afronte la adversidad. Cuando tú, estudiante de la universidad te ves obligado a dejar de lado la carrera de la que aprendes y te enamoras cada día, aprecias esos meses encerrado en la biblioteca en época de exámenes, esos cientos de trabajos y piensas en todas las veces que te quejabas, porque quieres volver a pasarte un mes así. Duele ser incapaz de razonar e ir muy poco a poco, pero QUERER ES PODER y yo quiero y lucho cada día por recuperar mi vida.
Así sucedió, desperté un 14 de octubre del coma pero hasta el 28 no fui consciente de lo ocurrido, sentí un dolor enorme que aún perdura y que no deseo a nadie. Conocí lo que pasó, mis incapacidades y que muchas de ellas no iban a volver. A las pocas semanas recordé un momento fatídico, el día que me indujeron al segundo coma, sentí de verdad que mi vida había llegado a su fin, me ardía el pecho, la cabeza era una bomba a punto de estallar y yo no quería pasar más tiempo en una cama, oxígeno y mil aparatos, tocaba despedirse del mundo y cerrar los ojos. Es una sensación muy dura.

 
Pero no ocurrió, volví a resurgí y renací cual Ave Fénix, el equipo médico, al que estoy muy agradecido, me salvó y mi voluntad, mi fuerza y mis ganas de vivir me hacen cada día mejor. Porque mi entorno me hizo luchar cada segundo, pero uno mismo toma las riendas de su vida y es por eso por lo que aprendes a luchar.
Me he visto obligado a dejar mi carrera universitaria, mis entrenamientos de triatlón, mi trabajo en IKEA, mi grupo scout, mis salidas con amigos y voluntariados y todo por cuestiones y problemas médicos, pero he aprendido más que he perdido, el amor, la educación, el respeto y la fuerza de luchar ante pronósticos mueven el mundo.

IMG_1818Este entorno me considera desde pequeño una persona muy feliz, mi lema siempre ha sido una sonrisa dibujada en mi cara y todos se han encargado de que no la pierda. Es importante ser feliz, sonreír ante las adversidades y contagiar esa alegría por el mundo. A esto se le une la educación y el respeto, aprender a respetar a aquellas personas con dificultades, pues a veces no es tan fácil o cómoda la situación cuando te cuesta andar, estudiar, ver…
A ti, que estás leyendo esto, tú que puedes ser feliz por hacer aquello que te gusta: aprovecha lo que tienes y vívelo.
También me enorgullezco y se me eriza la piel al pensar en toda esa gente que ha dedicado un rato para rezar por mi recuperación, gracias a esas personas que pedían porque despertase y daban gracias a Dios cuando volví a hablar, a andar, agradezco a esas personas su fe y fuerza.
Hoy soy una persona nueva, aprendo poco a poco de la vida, de los detalles más pequeños o cosas del día a día que no valoraba, lo que vale recibir un abrazo o una sonrisa, que hay mil puntos de vista para un mismo hecho según quien lo observe, lo que para ti es fácil, para mi puede ser un sueño que cumplir. Porque como me dijo una gran amiga, “Cuando el camino se pone duro, los duros se ponen en camino”. Aprende a vivir y disfrutar lo que tienes, no te pongas metas, alimenta tus sueños “FeedYourDreams”, rodéate de todos los que te quieren y sé positivo porque cuando más brillan las estrellas es cuando el cielo está oscuro.
Hay cosas pequeñas en la vida que no apreciamos, déjate llevar, haz felices a las personas que te rodean. Relájate, abre los ojos, mira al frente y con la cabeza bien alta, respira y aprovecha todo lo que alcanza tu vista y tus sentimientos, “Stay Strong”. Sé fuerte, pero ante todo, se feliz.