Etiqueta: Amigos

Buena senda

Despierto, salgo del saco, abro la cremallera, me cuelgo la pañoleta, salgo de la tienda de campaña, estiro la espalda y respiro aire fresco, me cruzo con la gente e intercambiamos sonrisas, me lavo la cara, miro a mi alrededor y disfruto del paisaje, agacho la cabeza y mi pañoleta me da fuerza, su azul y la profundidad del pensamiento me hace reflexionar en lo que necesito estar aquí,  el rojo me recuerda la fuerza de mis actos y el plata, las armas con las que afronto esta nueva vida, no estoy con mi grupo Scout pero soy lo que soy en gran parte gracias a ellos, orgulloso de mi gente prosigo mi andadura.

13918919_10209653425920117_245504762_o

 

Han sido 8 meses y medio de trabajo continuo, de no tener un gran descanso para despejar la mente, son más de 8 meses de pasar las mañanas de rehabilitación y algunas tardes de consultas con especialistas, de regalo de navidad me trajeron una reducción de horas  pasando así a 3 días de rehabilitación de mañana completa cada semana y deberes, trabajos, ejercicios y pautas para realizar por las tardes y el resto de días.

Mi cabeza quería más, queríamos seguir recuperándonos, cumplíamos un paso y nos lanzábamos a por el siguiente, superábamos un obstáculo y queríamos saltar otro más grande pero como ya comenté, llegó el día y BOOM, exploté!

Pues bien, una vez hablado con la Neuropsicóloga y la médico general decidieron darme un breve descanso, una semana entera y la semana siguiente tendría una revisión importante en Madrid. Descanso de médicos, de entrenamientos, de fiesta, de noches sin dormir….

¿Algo mejor que un campamento Scout? Preparo mochila, viajo a Granada, me cuelgo la pañoleta y cogemos el autobús, 13 horas de viaje y…

GSCSantaAna (177)Valle de Ordesa, un lugar increíble a pies de los pirineos, rodeado de personas aún mejores, en el primer momento solo unas pocas habían logrado sacar su hueco en mi corazón, era cuestión de tiempo, el número se multiplicaría. 40 críos de entre 8 y 18 años, scouters y cocineros (familiares de niños y responsables) ganas inmensas de disfrutar, conocer formas nuevas de educar en un encuadre natural, enseñar  y aprender a partes iguales, reír y llorar.

Esta vez no fui con mi grupo Scout del cual llevo aprendiendo y disfrutando desde los 7 años, tocó ir con el Grupo Scout Santa Ana, de Atarfe y pasar esos días de descanso junto a mi novia y su gente, conocía a unos pocos pero la verdad es que me hicieron sentir como en casa, desde los lobatos hasta los cocineros, desconecté de toda la rutina, me olvidé de pasar horas con el ordenador, whatsapp, facebook, móvil, televisión, tablet, play… Pude conocer otros juegos, danzas, canciones, distintas formas de trabajar con los 5 ámbitos de desarrollo en los que se centra el escultismo, entablé relaciones con otras personas, tuve mis ratos para seguir aprendiendo fotografía, disfruté a lo grande. Tengo mis momentos de reflexión, de intercambiar pensamientos, de contar vivencias de mi etapa como educando y de lo que conozco sobre metodología scout, quedo prendado de los lobatos, juego con los rangers, hablo, disfruto y me río con los rutas, divago con los cocineros y me apoyo en los responsables.

Doce días después, con unas cosas u otras todos han logrado ese hueco dentro de mí, en definitiva, la mejor opción que pude tomar para volver a retomar la rehabilitación, después de la tormenta siempre llega la calma.

GSCSantaAna (397) GSCSantaAna (398) GSCSantaAna (424)GSCSantaAna (301)

Despierto, los días han pasado volados, ahora estoy en mi campo junto a mi familia, la revisión en el hospital de Majadahonda se dio bien, quedan aún varias secuelas del accidente pero alguna de ellas se puede recuperar con trabajo y ganas.

 

Toca volver a la rutina, vuelvo de rehabilitación, nado junto a mis hermanos, hablo con mis cuñadas, terminamos de cenar y nos reímos todos. Llega mi momento me tumbo en el césped, alzo la vista y disfruto de las estrellas, me encanta contemplar el firmamento. Tengo los pies en el suelo, listo para coger impulso, saltar, volar y disfrutar de lo que sigue a mi lado.

En la inmensa oscuridad, cuando parece que no hay luz, cuando te encuentras cabizbajo y agotado siempre hay algo que consigue brillar. Sonrío y duermo.

3, 2, 1, Boom!

En esta nueva etapa voy aprendiendo mucho y voy metiendo información en la mochila, la subida se hace muy dura y cada vez el equipaje pesa mas, el camino parece más largo, me paro y espero, me duermo. Despierto de nuevo para retomar el camino , me duele bastante el cuello y la mochila está igual, observo mi equipaje y comienzo a ser consciente de todo lo que va junto a mi, de mis faltas de atención, de mis problemas… Paro, bebo agua a tragos cortos para no ahogarme y alzo la vista  y pienso en todo lo que aún queda…

El camino empieza a hacerse largo….


Te hago una pregunta, ¿has vivido una época de exámenes? ¿Y si al terminarla, comienza otra? ¿Y otra más? ¿Acabarías agotado o reventarías? Es mi rutina, un día, otro y así día tras día, semanas que se hacen eternas y acaban siendo 9 meses. La rehabilitación se hace muy dura de llevar.

“7:35 suena el despertador 14-14:30 llego a casa y ¿ahora?”

Pues después de hacer las tareas empieza mi día, pero estos últimos dos meses se me han hecho muy largos, llegan las 20h de la tarde y no puedo más. Los miércoles me sirven de descanso pero aunque no haya horas con especialistas, he de trabajar. Llevo dos meses desconectando de todo, no me he encontrando en mi mejor momento. me he tomado tiempo para mí y he desatendido algunas cosas.

Pero, ¿qué es lo que hago cada día con tantos médicos? Pues estoy centrando mi rehabilitación en diversos campos donde tengo un mayor déficit:

  • Lo más importante es el razonamiento, que debo trabajarlo cada día dentro y fuera, con ejercicios, tareas, juegos y aplicaciones, a su vez la organización, la gestión del tiempo y planificación por qué tengo algunas limitaciones para organizar o planificar cuando el tiempo es reducido, me saturo y toda esta parte es la más importante para retomar mi carrera universitaria y mi vida anterior.
  • En los momentos de cansancio me cuesta la articulación de ciertos fonemas, se me nota que hablo peor y tengo problemas de dismetría visomotriz por falta de atención, no coger bien algo o que se me caigan cosas en los momentos de somnolencia. Esos momentos de falta de atención debido al cansancio hacen que no esté atento de todo y me produce ligeros carraspeos ocasionales al beber líquidos o comer, por que no soy capaz de centrarme en la garganta y realizar los pasos adecuados.

Estoy contento de todos los pasos que voy dando y de lo que aún me queda, sé que he llegado a un punto al que pocos imaginaban que iba a llegar y menos en este periodo y aunque mucha gente se sorprenda y diga: “pero si estás perfecto.” Pues no, no lo estoy pero sí que estoy contento de cómo mejoro, de cómo logro grandes objetivos pero llega un día en el que revientas. Desde noviembre que salí del hospital he ido incrementando las tareas, la velocidad de la rehabilitación porque así se ha visto conveniente, pero cada vez pido más trabajo porque puedo y me agoto más. Nueve duros meses que al final han acabado por reventar justo al ver una pequeña luz que me daría más fuerzas para seguir.



BOOM EXPLOTÉ!!  Ha llegado el día. La carga no cabía en la mochila.

Anoche subí a mi sitio preferido, saqué todo, me desahogué y perdí por el monte, una buena conversación hace que lo suelte todo, entre lágrimas y enfados consigo sacarlo, necesito respirar, asentar las ideas y quedarme con lo bueno, tras un rato vuelvo y engancho mi mochila, decido vaciarla, coger solo lo imprescindible, vamos a dejar de lado todos los problemas, las ideas que no voy a poder llevar a cabo pero que si tienen que pasar, pasarán más adelante ¿podré con otros nueve meses así? voy a intentarlo. Emprendo el viaje de nuevo, mochila al cuello, respiro y visualizo la nueva senda.

Quiero agradecer a mi familia, pareja y amigos que estén ahí, que soporten lo cabezón que soy, los momentos duros que paso y acepten cuales son ahora mis problemas, es especial, gracias a vosotros.

Mamá, Papá, Nacho, Koke, Macarena, Paz, Piti, Marta, Jaime, César, Laura, Isabel, May… gracias por vuestro apoyo

 

Una imagen vale más que mil palabras

Una vía de escape, cuando no puedes retomar tu vida recurres a algo que te haga olvidar todos los problemas, llegas a un aprendizaje constante el cual pretendes ir puliendo con el tiempo, para así comenzar algo nuevo que llene el tiempo que antes dedicabas a otras cosas.

Pero, ¿qué ocurre cuando esa vía de escape comienza a ser otra andadura más? ¿Si cupiese la posibilidad de convertir una vía de escape en un pequeño placer?

Esto es lo que me está pasando a mí con la fotografía, asumí este reto como algo que hacer ahora que otras cosas eran imposibles pero sabía que podía pasar y poco a poco me voy quedando más enganchado, cada día que cojo mi cámara y comienzo a hacer fotos empiezo a ver detalles, luces, lugares…. que quiero grabar en mi mente y a su vez hacer esa foto, para que el día que quiera revivir otra vez el momento pueda ver la imagen y disfrutar.

Es un mundo a explorar, tiene muchos caminos, a veces tienes que realizar varias instantáneas y aún así no logras tu objetivo,  cada vez va costando menos, pero guardo grandes recuerdos con bellas imágenes.

 

Una sola foto no solo expresa lo que muestra.

Cuando yo veo esta imagen:

53266C63-AC2F-4EA1-A1EC-A1E8A969CA19

No veo solo una chica con unas trenzas preciosas en El Parque del Retiro, veo a esa chica que me hace feliz cada día, recuerdo una semana única, lo vivido, con quien lo viví, este Parque, el Museo del Prado, la Puerta de Alcalá, Neptuno, Cibeles, el Rey león, la Plaza de España y todas las sonrisas que surgieron en ese viaje.

 

 

 

1961CB85-D981-456C-B5C0-2023EBA47A0CAquí no veo a un atleta, que también.

Veo mi pasión por el triatlón, deporte en el cual volveré a practicar pero no solo eso…

Veo a un hombre superando otro reto, terminando una gran prueba, veo a mi hermano, a un amigo, un ejemplo a seguir, una persona que hace que me sienta aún más especial. Recuerdo esa dedicatoria especial, unos hermanos de los cuales estoy orgulloso.

 

 

 

Hay imágenes que dicen mucho. Yo, de todas las que he realizado me quedo con esta.

La Alhambra brillando en plena oscuridad de la noche.

IMG_1108

 

Veo esta foto y me acuerdo de todo, unas vistas que siempre me han gustado, una ciudad con encanto, el Paseo de los tristes, las procesiones de Semana Santa, mi cumpleaños en el mirador de San Nicolás, recuerdo Sierra Nevada y hasta la biblioteca y el repaso de los músculos del cuerpo, sonrío al recordar cada una de esas personas que llenaron estos momentos. “Todos por igual valientes

 

“Las pulpis y los Masqueperros” las risas que invadían cada momento, los paseos por el Albaycin, la noche, la Alhambra y nosotros, las conversaciones, los juegos, la heladería, esos tés entre grandes momentos, el tapeo tan bueno como siempre con una Alhambra especial, la sorpresa que me regaló mi pareja, ese gran viernes, ese día 1. En definitiva, veo esa imagen y veo personas especiales.

IMG_4741

 

Me quedo con ese fin de semana, allí, La Alhambra, esa gran obra arquitectónica, nosotros seis, no hacía falta nada más.